En España los fuegos son clasificados en cuatro tipos distintos según la Norma del Instituto Nacional de Normalización, y le asigna a cada clase un determinado símbolo. Estos símbolos especiales aparecen impresos en los extintores y permiten determinar si el extintor es apropiado para el tipo de fuego.

Las clases en las que se dividen los fuegos son:

Fuego Clase A

Los fuegos de clase A son aquellos que se producen en materias combustibles comunes sólidas. Hablamos de materiales como la madera, el papel, el cartón, el textil, el plástico, etc. La característica de estos materiales es que cuando se queman dejan residuos en forma de cenizas o brasas.

Fuego Clase A Extintor Sistemas Contra Incendios Sevilla

Fuego Clase B

Los fuegos de clase B se producen en líquidos combustibles inflamables. Principalmente son líquidos como el petróleo, la gasolina, las pinturas, etc. En este grupo también debemos incluir el gas licuado de petróleo y algunas grasas utilizadas en la lubricación de maquinaria. Estos fuegos no dejan ningún tipo de residuos al quemarse.

Fuego Clase B Extintor Sistemas Contra Incendios Sevilla

Fuego Clase C

Los fuegos clase C son los fuegos eléctricos. Es decir, son aquellos que se producen en equipos o instalaciones eléctricas, en materiales que se encuentran energizados. Cuando en un fuego de clase C se desconecta la electricidad (para ello hay que tener la total garantía de esto) pasa a ser de tipo A, B ó D según los materiales que compongan el objeto.

Fuego Clase C Extintor Sistemas Contra Incendios Sevilla

Fuego Clase D

Los fuegos de clase D son aquellos que se producen en polvos o virutas de aleaciones de metales livianos como aluminio, magnesio, etc.

Fuego Clase D Extintor Sistemas Contra Incendios Sevilla