En España se han producido alrededor de 10 incendios diarios en establecimientos hoteleros durante 2018, según las estadísticas de seguridad contra incendios registrados por la asociación de aseguradoras UNESPA. Este dato convierte al fuego en un gran riesgo para los alojamientos. Este artículo procede de Proveedores Hosteltur.

De hecho, varios estudios realizados por organismos internacionales apuntan que la probabilidad de que se ocasione un incendio en un hotel es hasta diez veces mayor que la de un hogar convencional. Por este motivo, Adrián Gómez, presidente de Tecnifuego, enumera varias acciones que pueden llevar a cabo los establecimientos para prevenir incendiostanto en su interior, como en su exterior.

Gómez destaca que lo mejor que se puede hacer en una Política Contra Incendios (PCI) es ir más allá de lo obligado por las leyes. Estar al día en todo lo que se refiere a las normas del Código Técnico de Edificación (CTE) y el Reglamento de Instalaciones de Protección Contra Incendios (RIPCI) es una cuestión básica. Esta normativa expone los mínimos, pero los establecimientos pueden reforzarlos.

Seguridad es calidad

El diseño, la ejecución, la puesta en funcionamiento y el mantenimiento de dichas instalaciones, así como sus materiales, componentes y equipos, deben cumplir lo establecido en el RIPCI. Desde 2017, esta normativa incluye nuevos sistemas contra incendios como el control de humos, agua nebulizada, mantas ignífugas y señalización fotoluminiscente.

La seguridad debe ser considerada una inversión, un aporte al bienestar y un distintivo de calidad y excelencia, comenta Gómez. Añade que “elegir los productos y empresas mejores y más eficaces” puede marcar la diferencia de un proyecto.